Sopa de marisco “low cost”

Si, lo sabemos, estás a día 30 y no tienes un duro como para gastarlo en marisco para la cena de fin de año pero perteneces al grupo de “algo de marisco habrá que comer”. Bien, pues este es tu post. ¿Preparado?

 

Supongamos que quieres hacer una comida para 4 personas, si tienes mas comensales pues tendrás que subir las cantidades proporcionalmente. Vamos a sacarle todo el partido a 10 míseros langostinos. Si, los que se comería una persona como entrante.  Para ello necesitaremos el apoyo de un buen sofrito, de unos mejillones, un trozo pequeño de merluza (con su hueso) y unos pocos chipirones (o un calamar pequeño). El resultado es espectacular. Lo único que necesitarás son 2 o 3 ollas. La idea es exprimir todo el amor que a los langostinos pueden proporciarnos. Conviene no subestimarlos, solo hay que tratarlos con arte.

langostinos
“Daremos todo lo que podemos”. Dijeron estos hermosos crustáceos

Para sacarles todo el jugo usaremos varias técnicas de cocinado: infusionar con aceite sus cáscaras y cabezas para obtener un aceite aromatizado y, además, potenciar el sabor de las mismas. Después batiremos las cabezas y con las cáscaras haremos un caldo. Es decir: sacarle todo el partido al la cobertura de este crustáceo. Lo siento, no son computables por los baratos gambones, ya que la cáscara de estos últimos es mas dura y su cabeza mas amarga. Así que usa los langostinos de toda la vida.

La sopa se presenta con un poco de aquellos elementos con los que fue preparada, para darle ese toque de diversión e “importancia” .

Ingredientes

  • 10 langostinos crudos
  • un trozo de merluza con su espina. (desespinarla a cuchillo).
  • medio kilo de mejillones gallegos
  • 4 chipirones o un calamar de cabo pequeño (limpialos y trocealos en anillas muy finitas).
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla pequeña o media cebolla grande
  • medio pimiento rojo
  • aceite de oliva

Empezamos: 

1- Pelamos los langostinos y ponemos a freir a fuego suave cáscaras y cabezas en aceite de oliva. Hasta que queden mas o menos dorados, sin requemarlos.

DSC_0707
Ya sueltan su aroma….

Lo colamos. Obtendremos un aceite con sabor a marisco.  ¡Ojo! ni se os ocurra tirar las cáscaras y las cabezas que los vamos a volver a utilizar, ya que el proceso de “tueste” ha potenciado el sabor de dichas carcasas. ¿Veis la idea?

2- En una cazuela hacemos el sofrito de pimiento rojo, cebolla y zanahoria con el aceite con sabor a marisco que hemos obtenido del paso anterior. Así todo quedará aromatizado.  No echar sal al sofrito porque luego vamos a jugar con el caldo de los mejillones.

sofrito
Toda buena cocina empieza con un sofrito

3- Por otro lado, haremos un caldo con el hueso de la merluza y las cáscaras de los langostinos (que previamente hemos tostado en la sartén). ¡Ojo! las cabezas no!. Preferiblemente en una olla express porque así irás mas rápido. Para ello introduce las cáscaras y el hueso en un litro de agua fria. Debe estar por lo menos 20 minutos a partir de que el agua pasa a estado de ebullición. Obtendremos un caldo naranjita con un sabor suave a langostino.

caldo
El caldo tiene la esencia del pescado

mientras…..:

4- Cuece los mejillones en una olla aparte con un culín de agua. Reservalos aparte y cuela su caldo en un vaso.

Es hora de crear la magia:

6- Vierte las cabezas de los langostinos en el sofrito y 5 “cuerpos desnudos” de los mismos. Remueve.

vierte langostino
Es hora de echarlos en la cazuela

7- Es el momento de colar el caldo de las cáscaras de los langostinos y verterlo en el sofrito. Ya pareces un alquimista. Dejar cocer todo unos 5 minutos.

verter

8- Vierte también unos pocos mejillones. Unos 4 o 5.

9- Momento climax: A triturar todo con la batidora de mano hasta que queden la cantidad mínima de grumos, con paciencia.

10-  Obviamente será complicado que no queden los tropezones de las cabezas, por eso debemos pasar toda la sopa por un colador chino. Refinar las veces que haga falta y devolver a la olla.

11- Ahora tienes “casi” una crema. La idea es que finalmente nos quede un líquido con un espesor entre lo que sería una sopa y una crema. ¿Como corregimos el espesor y la sal?, con el caldo de los mejillones que tiene la esencia pura del mar. Vierte la cantidad de caldo que consideres adecuada. Piensa que el caldo de los mejillones es muy salado, por ello es conveniente ir probando según vayamos echando. Al gusto.

12- Lleva la sopa a ebullición y vierte ya los calamares, los  langostinos que te quedan, la merluza y mejillones troceados. Serán los elementos sólidos “divertidos” de la sopa en cuestión y estará todo cocinado en 2 minutos. Adorna con un poco de perejil.

13- ¡A comer!

Un comentario sobre “Sopa de marisco “low cost”

  1. Mu rica la sopita cremosita y con fundamentos! Solo por aportar algo y de paso fomentar un poco la vagancia productiva y ahorrarnos el fregar, que en esto días da más por cool al que le toca, es usar las cáscaras de mejillones a modo de cuchara, con las paellas funciona brutal, yo creo que con esta receta tambien puede ir muy bien, si además la sirves en unos cuencos de esos de desayuno, pa bebernos lo último agustisimo, apañao. Seguir así parejula, un abrazote y feliz cena!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s