O Barqueiro

En el corazón de Montealto, en la esquina entre la calle Cantábrico y Alcade Abella, existe una pequeña esquina dispuesta a saciar a comensales que quieren sentir que podrían estar comiendo en casa de su añorada abuela, o madre. Y es que en O Barqueiro cabe todo el mundo, es hermoso observar como jóvenes y abuel@s del barrio se acercan al mediodía a degustar lo que hoy ha preparado su entrañable cocinera, que con sus precios populares hacen de su bar una labor social.  Pero es que además, está todo bueno.

Lo primerísimo es hablar del que, para nosotros, es su plato estrella: los famosos callos gallegos. Conviene recordar que aquí en Galicia se hacen con garbanzos, la legumbre coge así un gran protagonismo sobre la carne, haciendo el plato mas ligero y completo. Todo un acierto. Contemplad la bella imagen.

Callos 3.jpg
No es que le esté dando e sol. Es una luz celestial.

En esta ciudad, de momento, son nuestros favoritos. Seguramente los haya igual de buenos en algunos otros bares, pero aún no los conocemos. (Se admiten sugerencias, pues somos muy fans de esta maravilla gastronómica).

Perfectos en el espesor de la salsa, fruto de la gelatina que sueltan la carne y los garbanzos debido una cariñosa y lenta cocción (olvídate de esa “falsa salsa” que consiste en garbanzos pasados a puré, tan socorrida en algunos sitios. Aquí no la verás).

Callos 2
Reza conmigo: “terminarás la bandeja de pan de tanto mojar”.

La textura de los garbanzos siempre está perfecta, consistentes melososos, la carne siempre tierna. Y por supuesto alegres de picante, como mandan los cánones.

Callos 4
La tapa viene tan llena que es normal que te caiga algún garbanzo en la mesa

Una tapa muy reconfortante que tiene siempre los fines de semana y algunos lunes si tienes suerte.

callos 5

“Hola, disculpa pero a mi es que esa carne gelatinosa no me gusta”. Tranquilo, puedes pedir solo los garbanzos con la salsita, o solo con chorizo. Y están buenísimos igual.

Pero no se quedan en eso,  la ensaladilla de toda la vida también nos gusta mucho. Algo que se agradece, pues no es nada fácil encontrar un buen ejemplar de este clasicazo en la ciudad herculina.  Generosa de atún y con la patata muy sabrosa.

Ensaladilla 2
Presentación digna de estrella michelín.

Ensaladilla 1

También tienen una buena tapa de albóndigas. Gran opción si venimos con mucha hambre, ricas y con un buen acompañamiento de patatas.

albondigas
Como veis, no escatiman. Aquí te ponen 3 y que no te falten patatas.

No tienen una carta fija, las tapas van variando según el día. Algún día puedes encontrarte lentejas, caldo gallego, fabada, sopa, potaje, pescado frito (parrochas, xurelos, bacaladitos o merluza, siempre frescos). Pimientos de padrón en temporada,  huevos rellenos con bechamel y lo que se le ocurra a la “chef”. Siempre generosas, por supuesto. A continuación unas pequeñas muestras (iremos ampliando):

Croquetas
Croquetas caseras que pueden ser de jamón, bacalao, atún….
Huevos rellenos
Huevos rellenos acompañados de bechamel y gratinados.
pementos padron
Uns pican e outros non.
Bacaladitos
bacaladitos fritos crujientitos.

En resumen: tapas caseras de toda la vida, clásicas, notablemente resueltas. La cocina, reducida en tamaño y visible desde la barra, no podría estar mas aprovechada. Es realmente alucinante ver trabajar a una señora con esa energía, porque además tiene tiempo de cobrar y servir a las mesas.

No es un sitio de lujos ni de grandes pretensiones. Es lo que es: un sitio “de batalla” donde se come bastante bien, sin demora y rascándose poco el bolsillo. Si, lo mejor es cuando te toca pagar y te das cuenta que has sido saciado por menos de 5 euros por persona. Precio de comedor universitario pero con buenas tapas y que satisface a los bolsillos mas humildes. Compartir cuatro o cinco tapas entre dos personas es mas que suficiente.

Y es que O Barqueiro es un sitio con gente habitual, de todos los días. Desde jóvenes que tienen alergia a los fogones y las sartenes,  hasta jubilad@s que no quieren pasarse la mañana en la cocina. Te puedes encontrar a los Dj’s de aquel local donde ayer estabas quemando tus gintonics, o a tu casero invitando a vinos a medio vecindario. Todo el mundo cabe en esta reunión  con encanto. Un bar de los de siempre, de barrio, en donde los domingos se forma una fiesta. ¿Que más se puede pedir? ah! si! ¡una de calliños por favor! ¡sigamos hasta la noche!

noceh barqueiro

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s